La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) de Baja California Sur condenó las violaciones a los derechos a la integridad y seguridad personal, seguridad jurídica y al trato digno en contra de elemento de la Policía Estatal Preventiva, al emplear arbitrariamente la fuerza pública.

El presidente Elías Manuel Camargo Cárdenas recibió una queja de oficio por los hechos sucedidos el pasado 1 de septiembre, cuando un joven que manejaba una grúa cometió una falta de tránsito.

 Los estatales en la unidad SSPE-00021 al percatarse lo detuvieron, pero el pidió que la Policía Municipal de La Paz lo infraccionara. Por ello, desistió en bajar. Fue entonces que los agentes tomaron como una afrenta la situación y lo golpearon y se lo llevaron esposado quedando grabados en video.

La CEDH contactará con las posibles víctimas e iniciará con las investigaciones, para identificar los derechos humanos violados.

La Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza señala que el uso de la fuerza se regirá por los principios de absoluta necesidad, legalidad, prevención, proporcionalidad, rendición de cuentas y vigilancia.

La CEDH analizará si los hechos sucedidos, fueron de acuerdo a los niveles del uso de la fuerza, según el orden en que deben usarse: 1) Presencia de autoridad, 2) Persuasión o disuasión verbal, 3) Reducción física de movimientos, 4) Utilización de armas incapacitantes menos letales.

“Ya que el uso de la fuerza solo se justifica cuando la resistencia o agresión es real, actual e inminente. Entendiéndose como real si la agresión se materializa en hechos apreciables por los sentidos, sin ser hipotética ni imaginaria; actual si la agresión se presenta en el momento del hecho, no con anterioridad o posterioridad; inminente si la agresión está próxima a ocurrir y, de no realizarse una acción, esta se consumaría”, expresó la comisión.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *