¿Hay quienes están aprovechándose para apoderarse un estero? Eso plantea una denuncia ciudadana proveniente de la Ribera, en el municipio de Los Cabos, con la que se alerta de la posible irregularidad del dueño de un terreno colindante intenta adueñarse de una parte del estero La Trinidad.

Con la instalación de una cerca de metal, según testimonios de habitantes de la localidad, estaría violando la Zona Federal Marítimo Terrestres (Zofemat).

¿Pero qué es la Zofemat? La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) es la franja de veinte metros de ancho de tierra firme, transitable y contigua a la playa. Para calcular dicha extensión, la Dirección General de Zona Marítimo Terrestre (DGZOFEMAT) deberá tomar la marea más alta de donde llega el mar.

El problema es que al parecer las mojoneras, las estructuras usadas para registrar los puntos de medición de la marea más alta, en opinión de la gente del lugar, han sido manipuladas.

 Ahora bien, en el caso de un estero también debe realizarse la misma operación y, como evidencian las fotografías, la valla atraviesa por un fragmento del área pantanosa, sin respetar los 20 metros exigidos por el Reglamento para el uso y Aprovechamiento del Mar Territorial, Vías Navegables, Playas, Zona Federal Marítimo Terrestre y Terrenos Ganados al Mar.

En el artículo 7 de dicho instrumento legal, en su inciso II, explica: “Se prohíbe la construcción e instalación de elementos y obras que impidan el libre tránsito por dichos bienes, con excepción de aquéllas que apruebe la Secretaría atendiendo las normas de desarrollo urbano, arquitectónicas y las previstas en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente”.

Debemos tener claro que un estero como La Trinidad se trata de zonas ricas en vegetación marina y aves, en el que un arroyo desemboca. Son importantes en términos ecológicos por ser el hogar de una gran variedad de flora y fauna terrestre y marina, además funciona como criadero para muchas especies acuáticas.

Quienes denuncian pidieron no ser mencionados, pero esperan que las autoridades ambientales actúen en consecuencia.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *