El pasado 25 de agosto, al término de una reunión que sostuvieron representantes del barrio El Manglito con autoridades municipales, presididas por el alcalde Rubén Muñoz y acompañado de algunos de sus regidores, en la que se definió el destino del recurso cobrado por el XVI Ayuntamiento a la Promotora El Salate a cambio del terreno de donación que se debió haber entregado por el proyecto inmobiliario Al Mar Residencial; el edil recibió un pliego petitorio en el cual el comité vecinal le solicitó aclarar, entre otros puntos, los siguientes:

  1. El estatus del proceso para que el terreno ubicado en calles Rangel y Sinaloa pase por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes hacia el ayuntamiento para poder iniciar con las obras de habilitación de un parque.
  2. La presentación de la cuenta bancaria, en la que supuestamente fueron depositados los $13,559,350 del área pagada por Promotora El Salate, ya que comentó que este dinero está separado de las cuentas del ayuntamiento para así darle mayor control y transparencia.
  3. Los acuerdos generados con la familia Sánchez-Navarro, representantes del fideicomiso al que pertenece el terreno con clave catastral 101-004-238-001 y por el cual pasa el arroyo de la calle Oaxaca que durante cada temporada de huracanes se desborda y provoca inundaciones en el callejón aledaño, y que conlleva a la pérdida de patrimonio de algunas familias que en él habitan.

Sin embargo, veintiún días han pasado desde que se firmó este documento de recibido y todavía no existe una respuesta para estos cuestionamientos, lo cual ha traído preocupación al interior de la comunidad y principalmente para quienes conformaron la asamblea de vecinas y vecinos durante un acto realizado por la Dirección de Desarrollo Social, representada por el Lic. Ricardo de la Toba Lucero el día 14 de agosto del presente año.

En entrevista para esta nota, la presidenta de colonia Marisol Aranda López, externó que no ha pasado un solo día sin que vía whatsapp se le pregunte al alcalde Muñoz Álvarez, así como al regidor Juan Ramón Domínguez -mismo que se ofreció como vínculo para presionar por las demandas del barrio- pero que sólo ha comentado que el presidente ya conoce la situación, pero él está atado ante la imposibilidad de cumplir la solicitud al no tener injerencia en el tema. Además de que la lideresa reconoce existe un miedo a que Rubén tome licencia para dejar el cargo municipal para iniciar la campaña por la gubernatura del estado, dejando de lado este tema y sin nadie que se responsabilice del mismo.
Así pues, es importante que como ciudadanía se conozca que quien busca alcanzar el máximo puesto gubernamental en Baja California Sur no está cumpliendo los compromisos que ha hecho con un histórico barrio y pareciera que solo está dando atole con el dedo esperando el momento oportuno para iniciar una campaña electoral.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *