Un artículo científico publicado recientemente demostró que campos agrícolas instalados en Todos Santos, provocaron la exposición a sustancias tóxicas que afectó la salud de jóvenes estudiantes de escuelas contiguas a las empresas.

Estos indicadores pueden ser biomarcadores útiles de daño genotóxico en niños expuestos a compuestos persistentes y altamente tóxicos. Los resultados sugieren el riesgo potencial al que esos escolares están expuestos a diario debido a las fumigaciones en los campos agrícolas cercanos.

Concluyen los investigadores en la conocida revista científica

Nature Scientific Reports presentó el texto Risk of genotoxic damage in schoolchildren exposed to organochloride pesticides, el cual arrojó evidencia de una de las peticiones que hicieron padres de familia que sospechaban de la peligrosidad de los químicos utilizados para siembra. La investigación se enfocó en recolectar muertes de pelo y mucosa a 63 niñas y niños.

“Este estudio provee evidencia que agroquímicos restringidos y/o prohibidos continúan siendo comercializados y aplicados en cultivos de Todos Santos, Baja California Sur, México, aunque, tanto las agencias federales y estatales están asignados al control de su disponibilidad y uso”.

Desde 2018 habitantes de la zona denunciaron con la autoridad municipal de La Paz y el Gobierno de BCS. En 2019 la titular de la Comisión Estatal de Riesgos Sanitarios, Bianca Pulido Medrano, rechazó la existencia de contaminación que pusiera en riesgo a las y los menores de edad, basándose en una investigación de la Universidad de San Luis Potosí.

“Ésta es una problemática que afecta a numerosos países, debido a que los compuestos son tan efectivos en la protección de los cultivos, lo cual simplemente refleja la realidad de que los intereses económicos son puestos por encima de la salud humana”.

El uso de  plaguicidas organoclorados (OC) o aquellos insecticidas derivados de compuestos del etanol, continúa siendo común en Todos Santo. Detectaron presencia de los poderosos químicos en muestras de cabello de alumnos y alumnas de dos escuelas primarias, una expuesta a fumigaciones en campos agrícolas y la otra no expuesta.

Both ratios were high for MNi [PR 3.93, 95% confidence interval (CI) 1.97–7.84, p = 0.0003; and POR 7.97, 95% CI 2.62–24.28, p = 0.0003], indicating a 7.97 times greater risk that the exposed children will present > 0.2% of MNi when OCs concentrations exceed 0.447 μg/g. 

Se lee en el documento.

Los integrantes  del equipo de científicos fueron Gerardo Alfonso Anguiano-Vega, Linette Hazel Cazares-Ramírez, del Laboratorio de Biomedicina Molecular de la, Facultad de Ciencias Químicas en la Universidad Juárez del Estado de Durango; también colaboraron Jaime Rendon-Von Osten de la Universidad de Campeche, Alma Patricia Santillan-Sidon y Celia Gloria Vazquez-Boucard del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste.

Otros expertos (Zaragoza Bastida et al, 2016) coinciden en que los compuestos organoclorados originan una fuerte contaminación ambiental, vegetal y de alimentos de origen animal para consumo humano, con potencial impacto de afectación a la salud pública.

Zaragoza Bastida et al, 2016. Repercusiones del uso de los organoclorados sobre el ambiente y salud pública

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *