El 04 Noviembre 2016, la sudcaliforniana Mónica Aralí Soto Fregoso tomó protestacomo una de las nuevas magistradas del Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).  Fue en el año número cuatro del mandato de Enrique Peña Nieto después de 12 años de gobiernos emanados del PAN. Un “nuevo PRI” regresaba con hambreado de poder y listos para repetir las viejas prácticas para favorecer a personajes de la estirpe priísta.

Hoy las dudas se posan en la integrante de la TEPJF porque la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, encontró inconsistencias en su declaración al reportar nada antes de 2013,  según datos presentado por Mario Maldonado en su columna en El Universal, pese haber ocupado puesto públicos en la Junta Local del Instituto Nacional Electoral de Baja California Sur y en el Tribunal Estatal Electoral. La hija del priísta, de no encontrarle algún delito, hasta 2025 en su puesto.

La magistrada únicamente declaró un condominio ubicado en Zapopan, Jalisco en copropiedad con su marido Miguel Leonardo Díaz Cuadras. Una de las irregularidades detectadas, explicó el articulista, fue la detección de un inmueble en La Paz que primeramente estaba a nombre de Eligio Soto López, pero que en 2008 cambió al nombre de Soto Fregoso.

La información comenzó a circular desde hace dos semana. Mario Maldonado publicó la columna titulada Lozoya y amigos magnates inmobiliarios de EU, en la que informaba sobre  a la magistrada por presuntos nexos en la creación de un esquema de despojo de zonas ejidales a sus verdaderos dueños. La relacionaban a su padre y a su hermano César Soto en dicho mecanismo que permitía desde la Procuraduría Agraria apropiarse y triangular una comercialización de los terrenos.

Soto Fregoso envío una carta a la Dirección de El Universal. En ella, la funcionaria electoral calificó como una falsedad lo escrito por Maldonado.

“Mi patrimonio y mis ingresos están declarados transparentemente ante la instancia tributaria y de control correspondientes y están al escrutinio de las autoridades”. Hasta este momento no tengo conocimiento ni se me ha notificado del inicio de algún procedimiento de investigación contra la suscrita o mis familiares por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera u otra autoridad.

Se lee en su carta publicada en https://www.eluniversal.com.mx/nacion/magistrada-del-tepjf-no-es-investigada-por-uif

Durante el periodo de Peña Nieto, su padre, por ejemplo, consiguió en principios de marzo de 2013 la delegación federal de la Procuraduría Agraria. Eligio Soto López encabezó la dependencia federal. Pasaron unos cuantos meses y las acusaciones en su contra no se hicieron esperar. Un grupo de 300 ejidatarios de La Purísima, según un reportaje de Zeta publicada en 2014, lo acusaron de despojarlos de 425 mil hectáreas localizadas en la sierra, Golfo de California y Océano Pacífico y que entregó a Grand Visión Construcción SA de CV y sus filiales.

Pese a la réplica de Soto Fregoso, Maldonado reiteró su acusación revelando que una fuente desde la Secretaría de Hacienda habría confirmado la investigación. Incluso, retomó el caso del esposo de la funcionaria pública, Leonardo Díaz, quien es artista y nunca había declarado ingresos hasta el año pasado; de 2015 a 2019 con entradas de más 3 millones de pesos.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *