Horas después de la trágica muerte de Kobe Bryant, la periodista de “The Washington Post”, Felicia Sonmez compartió en Twitter un enlace a un artículo de 2016 en el que se aborda el caso del presunto abuso sexual del que se acusó a la estrella de la NBA. Un gesto por el que muchos fans del baloncestista, se le echaron encima. Pero eso no es todo, Felicia Sonmez, que consideró que también era necesario recordar que hace casi 17 años Kobe Bryant fue acusado de abuso sexual, fue suspendida del medio de comunicación para el que trabajaba en ese momento.

El oscuro pasado del baloncestista Kobe Bryant

En junio de 2003, Kobe Bryant sufrió una tendinitis en una de sus rodillas por la que se vio obligado a pasar por el quirófano. Tras la operación, la estrella del baloncesto se alojó en un hotel de Oregon, donde conoció a una joven trabajadora del establecimiento, a quien invitó a recorrer las instalaciones; y ,más tarde, hizo pasar a su habitación. Un día después, la empleada denunció ante las autoridades policiales que había sido violada por el jugador de basket.

En un primer momento, Kobe negó haber tenido contacto sexual con la joven, pero tras una prueba que confirmaba la presencia de ADN del deportista en la trabajadora del hotel, admitió el hecho. Aunque aseguró que “fue consensuado”. Cuando el caso se hizo público, Bryant pagó una fianza de 25 mil dólares para volver a Los Angeles y dio una conferencia de prensa para dar su versión de los hechos: “No la forcé a hacer nada en contra de su voluntad, soy inocente”.

En septiembre de 2004, la Justicia desestimó el juicio contra Bryantdebido a que la joven no tenía voluntad de testificar y en 2005 se dio por cerrado, después de que la víctima se negara a confesar tras haber llegado a un acuerdo económico de2.5 millones de dólares en concepto de daños. De igual modo, la estrella del baloncesto emitió un comunicado disculpándose con la joven y admitiendo que lo sucedido no fue consentido por ambas partes. “Aunque realmente creo que este encuentro entre nosotros fue consensuado, ahora reconozco que ella no vio y no ve este incidente de la misma manera que yo. Después de meses de revisar el descubrimiento, escuchar a su abogado e incluso su testimonio en persona, ahora entiendo cómo siente que no dio su consentimiento para este encuentro”, confesó.

Con información de La Razón

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *