En días pasados, desconocidos irrumpieron en la casa de Víctor Manuel Toledo Manzur, el ahora exsecretario de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Morelia, Michoacán. Se llevaron documentos y vaciaron en la azotea costales del herbicida glifosato, sustancia que el exfuncionario buscaba que se dejara de utilizar en el país, lo que motivó una confrontación con otros miembros del gabinete y agroindustriales.

Toledo reunió hace una semana a su equipo de colaboradores para contarles lo ocurrido e ir anticipando sus razones para salir de la dependencia federal. 

El exsecretario denunció el ingreso a su casa ante el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, quien le asignó dos escoltas miembros de la Guardia Nacional, pero el funcionario ya no se sentía cómodo, dijo que él y su familia estaban muy asustados, que su esposa le dijo que no valía la pena arriesgar la vida o deteriorar más su salud.

El glifosato es la sustancia activa de agroquímicos de amplio uso para eliminar maleza en los cultivos en el país, sobre la cual Toledo Manzur planteó eliminar su uso, por lo que desde 2019 la Semarnat suspendió las importaciones y previo su eliminación gradual para 2024, ya que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud es un probable cancerígeno.

Desde noviembre del año pasado al menos 60 permisos de importación han sido negados, luego de que durante casi tres décadas la compra en el extranjero de esta sustancia era autorizada sin problema.

Con información de La Jornada.

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *